FANDOM


Capuruchica colorá
{{{3}}}

Haíba una ves una zagala muncho bonica. Su máere le haíba hacío un capurucho colorao y la zagalica l’allevaba tan amenúo que to’r mundo l’amotejaba Capuruchica Colorá.

Un día, su máere le pidió qu’allevara unos pasteles a su agüela que veviba a l’otro lao e l’argaidonár, recomendándole que no s’entretuviá por la carruchera, pos cruzár l’argaidonár era muncho perigloso, poique tosiempres andaba aguaitando por allí er lobo. Capuruchica Colorá arrecojió la cesta con los pasteles y se pusió en camino. La zagala tiniba qu’atravesár l’algaidonár p’allegár a ca la Agüelica, pero no le daba mieo poique allí tosiempres s’encontraba con munchos amigaos: los pájaros, las ardas,...

E penterre vido ar lobo, qu’era muncho grande, elante d’ella.

- ¿Ánde vas, zagala?- le prieguntó er lobo con su vos ronca.

- A ca mi Agüelica- l’asigundó Capuruchica.

- No está lenjos- pensó er lobo pa sí, dándose media güerta.

Capuruchica pusió su cesta en la yerba y se entretuvió cojiendo flores: - El lobo s’ha ío -pensó-, no tengo que tinér angór. L’agüela se ponerá muncho contenta quando l’alleve un bonico pomo e flores amás e los pasteles.

Tanimentres, er lobo se jué a ca la Agüelica, llamó abonico a la puerta y l’anciana l’abrió pensando qu’era Capuruchica. Un cazaór que pasaba por allí haíba esfisao l’allegá d’er lobo.

Er lobo se minchó a la Agüelica y se pusió er gorro rosa e l’esdichá, se metió en la cama y cerró los ojos. No tuvió qu’asperár muncho, poique Capuruchica Roja allegó desiguía, toa contenta.

La zagala s’arrimó a la cama y vido que su agüela estaba mu tresmüá.

- Agüelica, agüelica, ¡qué ojos mas grandes tiés!

- Son pa verte mejór- ijió er lobo tratando d’emitár la vos e l’agüela.

- Agüelica, agüelica, ¡qué orejas mas grandes tiés!

- Son para oyirte mejor- siguió ijiendo er lobo.

- Agüelica, agüelica, ¡qué quijales mas grandes tiés!

- Son pa...¡mincharte mejóooor!- y ijiendo aquesto, er lobo marvao s’abalanzó encima la zagalica y se la minchó, lo mesmo qu’haíba hacío con l’agüelica.

Tanimentres, er cazaór s’haíba queao empriocupao y creyendo adevinar las malas intinciones d’er lobo, ecidió echár un esfisá a ver si to diba bién en ca la Agüelica. Pidió ayúa a un segaór y los dos ajuntaos allegaon ar lugár. Vión la puerta e la casa abierta y a’r lobo tumbao en la cama, clisao e tan agestao qu’estaba.

Er cazaór sacó su buchillo y rajó la barjola d’er lobo. La Agüelica y Capuruchica estaban allí, ¡vivas! Pa castigár a’r lobo malo, er cazaór le renchió la barjola e piedras y alluego lo gorvió a cerrár. Quando er lobo dispertó e su pesao suenno, sintió munchisma sé y s’encarruchó incia una barsa prósima pa bebér. Como las piedras pesaban muncho, cayó a la barsa e caeza y s’ahogó.

Remaniente a Capuruchica y su agüela, no sofrión mas qu’un gran sustio, pero Capuruchica Colorá haíba apriendío la lición. Aprometió a su Agüelica no platicár enjamás con dengún esconocío que s’ancontrara en la carruchera. D’abora p’alante, siguiría las supias recomendaciones e su Agüelica y e su Máere.

FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar